CHULO, consecuencia de una irresponsabilidad

APANOT se considera un refugio en el que lo primordial es el bienestar animal, el fomento de adopciones, rehabilitación de animales abandonados o maltratados y sobre todo nos consideramos una protectora con sacrificio 0.

Un refugio se considera sacrificio 0 cuando no existe ningún plazo limitado para que el animal permanezca en la protectora hasta su adopción o fallecimiento salvo en dos casos; el primero es la salud de este. No dejaremos sufrir por enfermedad, heridas de consideración, ni agonizar a un animal cuando su estado sea crítico. El segundo se basa en la agresividad del animal con las personas, después de un plazo prudencial de la llegada del animal, se procederá a observar su carácter, tanto con otros animales como con los seres humanos. En caso de este periodo no sea superado, se consultará tanto a un veterinario como un adiestrador/psicólogo canino antes de tomar cualquier decisión.

Por suerte, Apanot no ha tenido que verse en demasiadas ocasiones con la tesitura de tener que dar este paso, pero por desgracia a veces, no nos queda otra solución.

Ya comentamos hace algunas semanas que el comportamiento de CHULO había cambiado bastante desde su llegada al refugio. Tras hacer un llamamiento urgente para sacar a CHULO del refugio (siguiendo las pautas requeridas y con los papeles que la ley exige para este tipo de perros considerados Potencialmente Peligrosos) y que no se agravara más el problema, tras infinidad de criticas, no obtuvimos ninguna solución. Seguimos adelante con la decisión de intentar rehabilitar a CHULO acudiendo a un profesional, tras comentarle el problema y ver al perro gratuitamente, consideró que la manera de ayudar al perro sería buscándole un hogar sin más animales y sin niños, tal y como habíamos pedido.

Tratamos a CHULO como un perro más de Apanot, cada día salía a pasear y los domingos interactuaba con los voluntarios con total normalidad, pero fue desarrollando un comportamiento agresivo hacia el personal que lo cuida y lo alimenta diariamente, hasta tal punto de llegar a ser insostenible.

Desgraciadamente hemos tomado la decisión y CHULO ya no se encuentra con nosotros.

Es una decisión difícil, sopesada y meditada que no esperamos que se llegue del todo a comprender, pero pedimos que se respete, sobre todo por las personas que le conocimos y, a pesar de todo, le quisimos. Nos avala un gran número de adopciones, muchas fotografías y vídeos que demuestran que no nos importa su raza, sino su corazón, como bien saben los que confían en Apanot.

Aquellos que nos llaman asesinos hoy, que piensen y mediten quién fue el asesino, ¿nosotros que buscamos todo tipo de soluciones o aquellos que le abandonaron a su suerte?

El equipo de APANOT.

Entradas populares