Portagonista de la semana: Proyecto APANOT

Portagonista de la semana: Proyecto APANOT
Refugio APANOT Tenerife

jueves, 18 de abril de 2013

MINGO, de camino a Asturias.

Karmen y MINGO despidiéndose
Hace ya algunas horas que MINGO pisó Madrid.   

En breve llegará a Asturias, donde Marta, la que será su madrina de carretera, lo acercará hasta Asturias, lugar en el que empezará una nueva vida junto a sus compis de Galgo Astur.

Esta tarde, a las 16:10, en el Aeropuerto de Los Rodeos (Tenerife), embarcó en el avión que le llevó con destino a un hogar temporal junto a Mayte y Pablo (padrinos, colaboradores, adoptantes y casa de acogida de APANOT), que será sin duda su gran trampolín para encontrar ese ansiado hogar definitivo.

Esta mañana MINGO se despidió de APANOT muy contento, sereno, tranquilo... y más cariñoso de lo normal. A dos patas y en su idioma, nos quiso decir que estaba bien, que estaba feliz, que nos nos preocupáramos por él. 

La despedida de la persona que le salvó la vida aquel impactante 26 febrero de 2012 y cada día en su estancia en APANOT, Karmen Dokl, fue como siempre emotiva, y como suele pasar en estos casos, entre ellos no hicieron falta casi palabras...

Jose Luis y Naty, padrinos de vuelo de MINGO
En el aeropuerto le esperaban sus padrinos de vuelo, Jose Luis y Naty (voluntarios de APANOT), que contentísimos y algo emocionados, no se podían creer que las casualidades de la vida les llevaran a ser los responsables de trasladar a nuestro campeón hasta Madrid. Y es que, se da la circunstancia de que el día que ellos se estrenaron como voluntarios, MINGO llegó al refugio en aquel penoso estado. Un peludo y una desgarradora historia que les conmovió ese domingo de febrero, y que marcó un antes y un después en su labor como voluntarios activos.

Y es que nuestro MINGO se lleva consigo un montón más de curiosas anécdotas, que nos hacen entender por qué fue, y es, tan especial para cada uno de nosotros. 

Cómo afectó MINGO a nuestras vidas, por qué nos enamoramos perdidamente de él, por qué era único, por qué no lo vamos a olvidar jamás, o por qué su historia recorrió miles de hogares y se impregnó en miles de corazones, son sólo algunas preguntas que circulan alrededor de su caso, de la historia de MINGO el luchador, de un podenquito que llegó a APANOT con pocas esperanzas, y que se va con un abanico repleto de oportunidades.

Un podenquito perfecto se despide hoy de APANOT...

Desde Tenerife, con amor, te recordaremos cada día. Y ahora...¡Asturias te espera!

¡Hasta siempre, MIN!

Karmen Dokl, presidenta de APANOT, dándole el último abrazo a MINGO. La persona que, junto a Nils, le salvó la vida el 26 de febrero de 2012, y cada día...