STANISLAO

STANISLAO
Refugio APANOT Tenerife

domingo, 26 de mayo de 2013

ABUELO, ¡adoptado!

Y se obró el milagro...

ABUELO llegó a APANOT hace dos años. Pertenecía a la protectora ADDANCA, pero tras su inminente desalojo en verano de 2011, fue a parar a nuestro refugio acompañado de su compi, Chono.

ABUELO haciendo las primeras prácticas con su silla de ruedas nueva
Nunca supimos del todo cuál fue su pasado, y casi que ni su presente. Tiempo atrás había sido encontrado en la calle, caminando por la carretera, y calculamos que podría tener unos... ¿diez años?, ¿o tal vez once o doce?

Un buen día, hace aproximadamente un año, ABUELO amaneció de repente sin poder caminar. La debilidad en la parte posterior de su cuerpo le impedía moverse casi por completo, y la inestabilidad apenas le permitía ponerse en pie. Así que, tras varias pruebas, su diagnóstico fue "Síndrome de Inestabilidad Lumbosacra", siendo imprescindible para su bienestar el uso de carritos y medios auxiliares.

Pero nuestro refugio, situado en pleno monte, con un terreno poco apto para el uso de una silla y sin apenas asistencia económica, no era el lugar adecuado para un peludo en esas condiciones y que precisaba de cuidados exclusivos, así que hace once meses ABUELO empezó a ser el caso urgente más urgente que había pisado APANOT. 
12 de mayo de 2013, el día que ABUELO y Laura se conocieron en APANOT

Difusión mediante fotos, vídeos, reportajes, eventos... todo era poco para intentar conseguirle un hogar, pero todo, absolutamente todo, fue completamente inútil. Pasaron los meses, y nadie nunca preguntó ni una sola vez por ABUELO. Pero tirar la toalla jamás fue nuestro estilo, y hace algunas semanas nos animamos a retomar su realidad, y a volver a mostrar a quienes lo olvidaron, este caso imposible y ya desesperado.

Considerada su publicación como más o menos acertada, y rodeada de más o menos polémica, en medio del debate la cuestión fue que el 29 de abril de 2013 la historia de ABUELO se coló en 162.944 hogares, y se compartió en 3.502 de ellos. Y sin saber muy bien el motivo, esta vez su historia sí conmocionó y revolucionó miles de corazones.

Comedero personalizado de ABUELO
Laura fue una de esas decenas de miles de personas que leyó la noticia. Poco tiempo atrás había mimado y cuidado a un viejito hasta el fin de sus días, y tras su pérdida, se prometió darle la oportunidad a otro caso parecido. Ella siempre había escogido a quién quería ayudar, pero en ese momento ABUELO traspasó su pantalla, y él tomó la decisión por ella, incorporando un toque atípico a lo que hasta ahora había sido la rutina de Laura.

Laura, siempre apoyada por su pareja, Yeray, no dudó ni un segundo, y sin dejar pasar ni un solo día, empezó a adecuar su vida a la que compartiría en un futuro muy cercano con ABUELO, y se puso manos a la obra con la adaptación. Buscar un piso acondicionado y ajustado a las necesidades de ABUELO eran lo primero, mientras que en APANOT nos poníamos a toda prisa con la recaudación del dinero necesario para poder comprar una sillita de ruedas, cuyos beneficios se consiguieron en poco más de una semana.

Rampa del edificio donde vivirá ABUELO
Silla, comedero personalizado, un maxi colchón y la elaboración de rampas donde una vez hubo escalones, fueron el arranque del proyecto de una vida mejor. Sin prisa, pero sin pausa, nos íbamos acercando a un sueño, al sueño.

Entre lágrimas y pelos de punta, el pasado domingo día 12 de mayo Laura subió por fin al refugio a conocer en persona a ABUELO, a su pequeño, a su viejito. La emoción no se podía disimular, y a ras del suelo se removieron un sin fin de sentimientos y de recuerdos. Ya no había marcha atrás, ABUELO tenía familia.

Así que, aunque lo sabíamos desde hacía días, hoy hacemos público y oficial que ABUELO ha sido ADOPTADO por Laura y Yeray en La Laguna, y mañana lunes 27 de mayo de 2013 subirá sobre ruedas la famosa rampa de APANOT, para empezar una nueva vida plena y completa, que muchos creyeron que no valía la pena buscar, ni por la que luchar.

Y es que, si la dignidad simplemente era la cualidad de merecer algo, entonces ABUELO nunca la perdió...

¡A SER FELIZ!

ABUELO en el refugio, junto a sus papis Laura y Yeray