Portagonista de la semana: Proyecto APANOT

Portagonista de la semana: Proyecto APANOT
Refugio APANOT Tenerife

viernes, 14 de febrero de 2014

El quinto: DRAKE


"Hola, me llamo Drake, sí ¡como el famoso pirata!, 

 Llegué al Refugio APANOT en agosto de 2012 junto con mis tres hermanitos, teníamos tan solo un mes y medio, acabábamos de llegar a este mundo y, por suerte, no habíamos tenido tiempo de pasar muchas penas correteando por la calle. Mis hermanitos tuvieron suerte y poco a poco fueron dejando de vivir en Icod y yo me quedé por allí, haciendo compañía a Karmen y a Nils.

A estos chicos que suelen venir al refugio, de repente se les ocurrió celebrar el mes de los gatos y, oye, resultó que varios de mis compis subieron la rampita y llegaron a hogares donde pasaron a ser los reyes. Terminando el mes de enero me tocó a mí, me llevaron de acogida a la Clínica Veterinaria Iris, en La Laguna.


La gente generalmente piensa que la vida de un gato es muy aburrida, que pasamos de la cama al comedero, de éste al arenero, y vuelta a la cama, pero nos encanta jugar y disfrutamos cuando nos dan cariño. Yo de momento estoy algo asustado, pero me dejo coger sin problemas y que me rasquen un poquito, ¡pero sin exagerar, que nos acabamos de conocer!.


Soy negro, y eso muchas veces es un problema a la hora de que me adopten, tenemos mala fama, pero no siempre hemos tenido esa suerte, en el antiguo Egipto éramos adorados ya que se nos relacionaba con el culto a la diosa Bastet, cuando uno de nosotros moría, le embalsamaban, enterraban y la familia se ponía de luto, además era un auténtico crimen cuando mataban a un gato negro. En Escocia elegíamos aquellas casas en las que queríamos que hubiera prosperidad y nos sentábamos en el porche. En Inglaterra, las mujeres de los pescadores nos tenían en casa mientras sus maridos estaban en la mar, así evitaban que ellos tuvieran algún percance fatal… en fin, que algunos han sabido ver en nosotros lo inmensamente bueno que tenemos.


En realidad, tanto para bueno como para malo, todas estas supersticiones son tonterías, somos gatitos igual de cariñosos, juguetones y dormilones como cualquier otro, pero tenemos una ventaja… nuestros ojos, al estar rodeados de un marco negro, resaltan mucho más que los de los demás, son más bellos.


Pues a lo que iba, si me quieres conocer estoy esperando una oportunidad en La Laguna, te prometo ser especial, si vienes a verme seguro que me llevas contigo.


Un abrazo para todos."