STANISLAO

STANISLAO
Refugio APANOT Tenerife

lunes, 10 de marzo de 2014

TITÍ de nuevo apanotero

TITÍ fue encontrado en noviembre de 2013 en Las Longueras, Icod de los Vinos. Desde el primer momento se mostró un perro deliciosamente cariñoso, simpático y sociable. Al contrario que muchos de sus compañeros, él tuvo la "suerte" de ser adoptado dos meses después y comenzar una nueva vida con una familia.


Esta semana TITÍ ha sido devuelto por su familia al refugio. Las causas diversas que nos exponen es que "destroza el jardín" o "no hace caso a lo que se le dice". Muchas veces cuando hablamos con los adoptantes intentamos explicarles que un perro necesita un periodo de adaptación a su nuevo hogar, que no sabemos que historia lleva a sus espaldas, pero sí sabemos que un perro necesita cariño, necesita contacto humano y que no son tan independientes como a veces queremos pensar. Un perro NO ES UN JUGUETE con el que a veces jugar y a veces no, NO ES UN TÍTERE al que podemos darle ordenes y que, siempre nos obedezca, es un SER VIVO que poco a poco crea un vínculo con su familia, un vínculo en el cual lo primordial es el cariño, el amor y el respeto. Obviamente si no hay roce y hay pasotismo por parte de quien tiene que dar los primeros pasos, que por supuesto es el adoptante, poco podemos esperar de un animal, ¡para eso nos compramos un peluche!.


Algunos podrán pensar que nuestras palabras son duras pero deberíamos preguntarle a TITÍ qué opina de un segundo abandono, sí, exactamente un segundo abandono porque tras unos meses en un hogar, volver a un jaulón repleto de perros, es abandono, en mayor o menor grado. Quizá su opinión sería un poco más dura que la nuestra...


Cuando se adopta, se hace con responsabilidad y sabiendo que, al principio costará un poco pero que después, ese vínculo del que se hablaba antes, será una relación maravillosa.


Por nuestra parte no hay nada más que decir. Volveremos a empezar, nuevas fotos, nuevos momentos, pero la esencia será la misma: conseguirte un hogar responsable, mientras tanto...


¡Bienvenido de nuevo TITÍ!