Portagonista de la semana: Proyecto APANOT

Portagonista de la semana: Proyecto APANOT
Refugio APANOT Tenerife

miércoles, 20 de enero de 2016

La lamentable historia de LEIA

Era domingo, día del voluntario, y parece que habían elegido el peor día para hacer la fechoría.

Por el refugio apareció una señora con tres niños, una perrita y una caja de cartón, a partir de aquí, todos ustedes pueden empezar a hacerse a la idea… ¡pues peor!.

La perrita, pequeña, peluda, preciosa, hacía unas semanas que había tenido cachorros, cinco, que eran los que viajaban en la caja. La perrita, pequeña, peluda, preciosa, hacía un par de años que había sido “recogida de la calle” por esa familia y, desde entonces vivía con ellos y había visto crecer a los tres niños y, sin embargo, esa mañana la habían llevado a APANOT.

Resultó que nunca habían esterilizado a la perrita y claro, “ella se escapó”

Falta de concienciación, falta de cultura, falta de responsabilidad, ignorancia… por alguna razón o por todas ellas juntas allí estaba ella, sin tener ninguna culpa, en un refugio para animales abandonados y maltratados y con cinco cachorritos de apenas un mes, ¡doble premio!.

Mientras la señora rellenaba los papeles correspondientes, sus tres hijos, el mayor de los cuales no tenía más de 11 años, se arremolinaban junto a ella, callados, atónitos, tristes… y todo ante los ojos de los voluntarios, que en ese momento estaban poniendo correas para dar un paseo y mimos a los peludos del jaulón geriátrico.

Una de las voluntarias más jóvenes, de 12 años, no pudo aguantarse y comentó “¡vaya ejemplo les está dando a sus hijos!”, eso era lo más importante de lo que estaba ocurriendo en ese momento, y ella lo supo resumir y lo dijo en voz alta. La perrita encontrará un hogar, los cinco cachorros también, conseguiremos que sean felices algún día, pero esos tres niños estaban recibiendo en ese momento una lección que difícilmente podrá ser borrada y corregida.

LEIA, con sus cinco cachorros, en el momento de llegar al Refu
Como todos los peludos que cruzan la valla para quedarse, borramos su pasado, comienzan una nueva vida y, lo primero es tener un nuevo nombre, ésta mami, que igual que los tres niños, estaba atónita y asustada, ya lo tiene, es LEIA.

LEIA, su mirada lo dice todo


LEIA viene con sus cinco cachorros, dos hembras y tres machos; AMIDALA, LUMINARA, ANAKIN, LUKE y OBIWAN, que, una vez hayan crecido un poco serán presentados individualmente, y cuando se independicen de su mami, serán dados en adopción.

Frente a las camadas indeseadas, la esterilización. No sirve aquello de “total, si nunca sale a la calle…”, si esa mujer hubiera esterilizado a su perra, les habría dado una valiosísima lección a sus hijos, les habría enseñado uno de los capítulos más importantes sobre la tenencia responsable de animales domésticos, sin embargo, la lección ha sido muy otra; frente a los problemas causados por nuestra irresponsabilidad, lo que hay que hacer es trasladar el problema a otros, olvidarnos de si algún día quisimos a ese ser, ignorar los sentimientos de éste y pasar página… así de triste pero así de real.


Nosotros nos quitaremos esa desazón que nos ha quedado dando cariño y mimos a esta familia, ¡¡bienvenidos LEIA, AMIDALA, LUMINARA, ANAKIN, LUKE y OBIWAN!!