STANISLAO

STANISLAO
Refugio APANOT Tenerife

martes, 31 de enero de 2017

Hasta luego GIL

"GIL".

No te preguntes en qué momento pasó y cuándo llegó, porque no le habíamos presentado esperando solucionar su situación.

El caso es que GIL, así lo bautizamos, se encontraba en un rincón de una propiedad humedo, donde tenía que ehcarse en la tierra mojada, unos palets hacían de paredes, pero eso no le aislaba del frío, su agua era de semanas o de la lluvia y sólo le daban pan para comer.

El caso es que dejarte allí era inhumano y por eso partiste el año con nosotros, al menos 20 días de felicidad para ti, aunque ya fuera demasiado tarde.

Un pastor viejo, con artrosis e infinidad de problemas causados, una vez más por el asqueroso egoísmo humano que considera tener a un animal atado en cualquier sitio, es cuidarlo.

No te fuiste solo y ni en un sitio maloliente, pero nos dejaste destrozados.

Hasta luego GIL...